News Blog

Read the Latest News
Ramón Oviedo, entre la reflexión y la cata de talentos.

Ramón Oviedo, es un artista que no deja pasar un día sin ejercer el oficio de pintor, cuando no está en su taller siempre anda en algo relacionado con su trabajo. También es uno de los que a lo largo de los 20 años de la galería Mesa Fine Art, mantiene un contacto permanente a través de diálogos, visitas y exposiciones. En el día hoy, lunes 4 de febrero, nos realiza una de sus acostumbradas visitas en las que utiliza para despejarse de su taller pero también por ser motivo de su 89 cumpleaños, por lo que hemos querido compartir una conversación llevada a cabo entre la reflexión y la cata de talentos.

JJM: Maestro, ya estamos de fiesta celebrando su cumpleaños. Usted una vez me comentó sobre su ascendencia puertorriqueña y sanjuanera, ¿Me puede hablar de eso nuevamente?
ROH: Claro que sí. Mi abuelo Santiago Oviedo, que a la sazón fue gobernador de Azua, una de las provincias más importante del país, era “cabeza caliente”, revolucionario, y por circunstancias de la vida tuvo que exiliarse en Puerto Rico, allí conoció a Paula Patiño y tuvieron por hijo a mi padre Luis Santiago Oviedo Patiño, quien se casó con una sanjuanera de nombre Ana Rosa Herasme, y de ahí es que somos compueblanos, jejeje…

José Gausachs fue un artista español, discípulo de grandes maestros como Isidre Nonell y Félix Mestres Borrel. Vivió y tuvo una producción pictórica importante en París de 1914 a 1919. Sus amigos de París le llamaban “El Caballero de Montparnasse”. Recibió influencia de los impresionistas Bonnet, Cezanne, Renoir, Gauguin y Van Gogh. Compañero y amigo de muchos artistas de la vanguardia como Picasso, Modigliani, Marquet, Gargallo, Utrillo, Juan Gris, De Chirico, Fujita, Bracque y Marc Chagall. 
Apreciado por intelectuales de su época como Tristan Tzara quien le brindó gran apoyo durante el exilio, elogiado por escritores como Ernest Hemingway que incluso adquirió una de sus obras y poetas como Carles Ribas, quien le dedicó un poema al notable pintor. Durante su estancia en la Ciudad Luz se relacionó con los surrealistas André Masson y André Bretón.
Jose Gausachs and Nescher
Cuando José Gausachs llega a República Dominicana el 11 de enero de 1940, lo hace forzado por el destino en medio de un mundo lleno de incertidumbre. Ya la Primera Guerra Mundial lo había hecho regresar de París –la capital mundial del arte para ese tiempo – a Barcelona, su ciudad natal.
Como un verdadero maestro, tenía un camino recorrido desde el puntillismo al surrealismo, sin haberse dejado atrapar por los ismos, como su maestro Nonell –un abanderado de la libertad espiritual– cree en sí mismo y sabe que esta primera jugada de la vida fue coyuntural. En cambio, lo que no sabía que en esta segunda ocasión, su partida a América lo era hasta el último de sus días. 
A un heredero directo de los grandes maestros del grupo de Els Quatre Gats, ningún temor ha de causarle lanzarse a una nueva aventura. Y pareciera que ahí radica la clave de todo, como se dice en el argot popular… “los gatos siempre caen de pie”. A su llegada a Puerto Plata en el vapor “Cuba”, posiblemente José Gausachs sintiera –guardada la distancia– la misma sensación que nuestros descubridores. Por demás, sólo le acompañaban 50 pesos [1] como todo su capital y su hijo Francisco. 
Aquí se encontraba salvo y una manera de sobrevivir a la guerra alejado de Europa. El artista que en España en la década de los ´30, su actividad expositora era lo suficientemente importante; la prensa y la crítica le asignaban un lugar destacado y era considerado uno de los más representativos ejemplos de la escuela catalana de pintura durante la primera mitad del siglo XX, difícilmente viene a un país desprestigiado internacionalmente por la matanza de los haitianos “supuestamente” ordenada por Trujillo en 1937; con la intención de quedarse para toda la vida.
Negras y mulatas de Gausachs

Aunque en nuestra plástica la presencia del negro y la mulata contaba con precedentes elocuentes (desnudos con modelos mulatas del mujerón finamente irreverente y liberal que fue Celeste Woss y Gil; obras del maestro trashumante Jaime Colson como Merengue, de 1936, en la cual la figura del negro tocando la tumbadora se halla integrada en el elenco de músicos del conjunto típico de este género vernáculo, mientras mulatos y mulatas estilizados de piel aceitunada se mezclan entre los bailadores danzando bajo la enramada), es con la llegada en 1939 de los refugiados republicanos españoles que el tema cobra relieve. Se podría afirmar que de fuera vinieron para "descubrirnos" estos nuevos cruzados revolucionarios expulsados de la Europa convulsa. Para beber sedientos en el brebaje de colores, alimentarse en la sazón de etnias que cuajaron en el rico macerado criollo. Como diría uno de los personajes de Jacques Roumain en Gobernadores del rocío: "He atravesado muchas veces la frontera: esos dominicanos son gentes como nosotros, salvo que tienen un color más rojo que los negros de Haití, y sus mujeres son mulatas con largas melenas".

Search Our Site

Share Some Ideas

Do You Have a Tip or an Idea for a Story? Tell Us About It.
Submit Article

Terms of use

Text references from Complete anthology of José Gausachs; written by Dr. Ricardo Ramón Jarnes & La Dra. Laura Gil. All content and images in this site may be used for educational purposes only.

Newsletter

Subscribe to our newsletter and stay updated on the latest news and upcoming exhibitions!

Smartlook